El Barón Rojo un noble adversario y un verdadero hombre de honor

Ser coolto

El Barón Rojo: “un noble adversario y un verdadero hombre de honor”.

Image not available

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen, “El Barón Rojo”, militar y aviador alemán, fue el mejor y más temido piloto de la Primera Guerra Mundial, él solo consiguió derribar la mitad de los aviones de combate de Inglaterra.

Nació el 2 de mayo de 1892 en Breslau, población que hoy es Wroclaw, Polonia. Ingresó en el ejército en 1911, en caballería, y entró en la guerra en 1914. En el frente de combate con Rusia y Francia fue miembro de la caballería y en infantería alemana.

En 1915, pidió ser parte de las fuerzas aéreas alemanas en la I Guerra Mundial, el deseo se le cumplió, pues había demostrado mucho valor y estoicismo contra las fuerzas francesas y rusas. Comenzó su carrera como piloto a los 23 años, fue líder del XI Escuadrón de Persecución, al cual llamaban Circo Volador de Richthofen.

Ser coolto

El Barón Rojo: “un noble adversario y un verdadero hombre de honor”.

Manfred lideraba a su escuadrón desde el triplano Fokker Dr.I. El 16 de septiembre de 1916, Manfred debutó en un combate en Cambrai, Francia, del cual salió victorioso y comenzó a crear su fama como piloto imbatible, piadoso con los enemigos y de gustos crueles.

Los enemigos de Manfred decían que permitía escapar a sus víctimas malheridas, pero al mismo tiempo guardaba un pedazo de los aviones que derribaba como recuerdo para adornar la sala de su casa.

El apodo de “Barón Rojo” se debe a que su aeronave siempre era de ese color. El Barón se convirtió rápidamente en el líder la de fuerza aérea alemana en la primera guerra mundial durante 20 meses dirigió 58 misiones, todas victorias.

Tenía un promedio de 20 aviones derribados él solo por mes. Su escuadrón se encargó de derribar 88 de aviones de los 151 que conformaban el frente aéreo británico.

En un combate del 6 de julio de 1917 recibió una bala en el cráneo, la cual le provocó heridas en el cerebro, pero él se negó a dejar los cielos y en cuanto pudo regreso al combate.

El 4 de abril de 1918, su escuadrón logró derribar a 88 de los 151 aviones que conformaban la fuerza aérea británica, y ese mismo día recibió un balazo en el lado derecho del pecho y le causó heridas en los pulmones, hígado, corazón, arteria aorta y la vena cava antes de salir. Hasta el día no hoy no se sabe a ciencia cierta quién disparó la bala que le quitó la vida al Barón Rojo.

Ser coolto

El Barón Rojo: “un noble adversario y un verdadero hombre de honor”.

Image not available

Existen dos probables responsables:

Algunos historiadores dicen que fue el capitán canadiense Roy Brown, mientras otros señalan que fue el soldado de infantería australiano William John “Snowy”.

El Barón Rojo fue enterrado con todos los honores militares por los mismos británicos y australianos, quienes en el momento del entierro presentaron armas y lanzaron tres salvas en su honor. Fue enterrado en el mismo lugar donde cayó y en su lápida se puede leer: “Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz”.

Dato curioso:

Durante la Primera Guerra Mundial se acostumbraba que los pilotos llevaran a una mascota consigo, El Barón viajaba con un gran danés de nombre Moritz. El día que el Barón murió, antes de subir a su avión se tomó una foto con su perro.

En esos días se creía que si los pilotos se tomaban una foto antes de volar morirían.

Image not available

Publicado en Ser coolto.